Naturaleza en el concejo de Siero (asturias)

Observando nuestro entorno y hablando sobre conservación de la naturaleza. Desde Siero, Asturias

viernes, 30 de septiembre de 2016

Esfinge calavera

Esfinge calavera o Esfinge de la muerte (Acherontia atropos) es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Sphingidae.

La mariposa más grande Europa tuvo a bien venir a posarse un día al lado de casa.  Y se lo agradecimos, ya que no es muy común verla en estas latitudes. Estuvo un día entero posada en el brote de un ciruelo. Sin inmutarse, captando calor para poder remontar el vuelo. 

Este nombre tan "tenebroso" alude al dibujo en forma de calavera que tiene el el dorso del torax. Este ejemplar tenía una longitud de ...9 cm!. 





La cabeza es voluminosa, con unos ojos grandes, unas antenas rectas que culminan con un gancho apical y una probóscide robusta y pelosa.





Por su dibujo en el tórax con forma de calavara, su coloración, su tamaño y unos breves chillidos que emite si se siente amenazada, existen numerosas supersticiones que la asocian con la llegada de la muerte y la mala suerte a las casas.

Su nombre científico Acherontia atropos está asociado a la mitología griega y también presagia la muerte. Acherontia viene de la mariposa del río del inframundo Aqueronte, que se cuenta que es el que debían cruzar las almas de los difuntos para llegar al Hades. Mientras que Atropos es el nombre de unas de las diosas del destino, también conocidas como Parcas, encargadas de cortar el hilo de la vida de los hombres.

Tuvimos la oportunidad de escuchar el sonido que emite, un chirrido que no te esperas .... las mariposas y polillas son animales de los más silencioso.

Puedes visitar el siguiente enlace para ampliar información: 
El secreto del espeluznante chirrido de la "polilla de la muerte”

jueves, 1 de septiembre de 2016

Tejón (Meles meles)

Los tejones son mustélidos grandes, con un hocico puntiagudo y orejas pequeñas. Tiene una coloración única en los mamíferos europeos: cabeza blanca con dos bandas negras laterales que abarcan los ojos y las orejas; el cuerpo es gris y el pecho, el vientre y las extremidades, negras.

Díficil de ver de día. Pero si podemos ver las huellas que ha dejado durante su campeo la noche anterior. Confesamos que es uno de los animales que más nos gustaría ver en el campo!
En esta entrada hemos querido mostrar una serie de huellas que encontramos en distintos sustratos y distintas ubicaciones para enseñar a identificar su presencia en la zona.

Las patas son semiplantígradas, muy potentes, con uñas fuertes (sobre  todo las anteriores) y no retráctiles que las utilizan para escarvar en busqueda de alimeto, hacer una tejonera o una letrina. Sus huellas (parecidas a las de un oso en miniatura) marcan la planta, los cinco dedos y las uñas, que en las patas delanteras son muy largas. Dependiendo del tipo de sustrato en que las encontremos puede haber pequeñas variaciones en cuandto a la profundidad con la que se haya marcado, y si vemos o no las uñas marcadas.


Huella de tejón sobre un sustrato duro y seco, no se aprecian bien las uñas marcadas

Huellas de tejón sobre sustrato blando , la mano se ha hundido bastante en el terreno y se marcan muy bien las uñas.

Huella de tejón sobre sustrato arcilloso , donde no se ha hundido la pata (era un sustrato resbaadizo) pero se marcan perfectamente las uñas de la mano.

Huellas de tejón sobre sustrato muy blando , la mano se ha hundido en el terreno y se marcan muy bien las uñas.



Otra manera de evidenciar la presencia de tejones en la zona es por la presencia de letrinas. A la hora de defecar suelen emplear agujeros descubiertos de unos 20cm de diámetro y de 5 a 10 cm de profundidad, que a veces contienen numeroso excrementos. Pueden ser cilíndricos o blandos. Pueden tener sendas marcadas desde las tejoneras a las letrinas. 


Letrina de tejón

Por desgracia, y como es habitual en nuestras carreteras, vemos muchos animales atropellados. Hace tiempo encontramos una hembra de tejón atropellada cerca de nuestra casa. 
Aprovechamos, de manera didáctica, a mostraros parte de su cráneo para ver la diposición de los dientes. Era un hembra mayor con la dentición bastante gastada. El cráneo de los tejones es alargado con una amplia caja cerebral y unas órbitas relativamente pequeñas. En contraposición, la cresta sagital y la articulación y potencia de la mandíbula inferior denotan la extremada fuerza con que estos animales pueden morder, que además es reforzado por la posición más retrasada del punto de articulación de esta mandíbula con respecto al observado en otras especies de mustélidos.

Parte del cráneo de tejón
(en este caso el atropello afectó a la cabeza y solo pudimos recuperar  una parte)




domingo, 3 de abril de 2016

Flora de abril



Lechetrezna de bosque (Euphorbia amygdaloides)































 Acederilla (Oxalis acetosella)


Jacinto estrellado (Scilla lilio-hyacinthus)


Uña de caballo (Tussilago farfara)


Rusco (Ruscus aculeatus)


Ajo de oso (Allium ursinum)


Botón de oro (Ranunculus bulbosus)



Celidonia menor (Ranunculus ficaria)

martes, 29 de marzo de 2016

Plantas depenedientes de otras: Escuamaria

Existe una serie de plantas cuya forma de vida es dependiente de otras plantas (o de alguna de sus partes).

El parasitismo (del griego “para”: al lado, y “sito”: alimento) se da cuando un ser vivo, el parásito, ya sea animal, planta, hongo, bacteria o virus; extrae el alimento de otro ser vivo, el huésped.
Las plantas parásitas no tienen clorofila, por lo que no realizan la fotosíntesis, por lo tanto no suelen tener hojas,o se han modificado a unas escamas incoloras. Obtienen todos los nutrientes y energía necesaria de otra planta.

Algunas de estas plantas no son visibles externamente porque están totalmente inmersas en su huésped (o en una parte de él), y sólo se dejan ver en la época de floración.

Este puede ser el  caso de la Escuamaria púrpura (Lathraea clandestina), que vive dependiente  las raíces de grandes árboles como alisos, chopos, sauces, fresnos, castaños y hayas. Sólo la podemos ver de marzo a mayo.
Está presente con mucha más frecuencia en bosques de ribera (sobre todos alisedas) con cierto grado de humedad.
Es una planta realmente curiosa; si paseáis por el borde de un río, fijaros con detalle a ver si la encontráis ;) 


Detalle de las flores de Escuamaria púrpura. Son de color violeta-púrpura, reunidas en inflorencencia tipo corimbo. Su labio superior bastante más grande que el inferior y algo en capucha, puede llegar a medir hasta 5 cm



Detalle del nacimiento de una de las flores de los tallos semisubterráneos.
Éstos son de color amarillento-blanquecino, ramificados y abiertos de escamas acorazadas imbricadas

Vista de la planta desde arriba



Base de una aliso rodeado de los brotes de Escuamaria que están empezando a florecer. La floración se produce entre  los meses de marzo y mayo. Al secarse adquieren un tono negruzco, y luego no se dejan ver hasta la primavera siguiente.