Ir al contenido principal

Un día de invierno




Después de los largos días de lluvia por fin ha salido el sol.
Han sido unos días de lluvia constante.
Esto ha permitido observar como está el campo en un día de invierno, con mucho frío pero con un poquito de sol.
Por lo pronto, esa lluvia que ha caído en las cotas mas altas se ha convertido en nieve, por lo que las montañas de Redes están con su gorro blanco.




Lo árboles se encuentran desnudos de sus hojas y sólo muestran las yemas que están a punto de brotar en  cuanto comience la primavera. Por el camino, el gran castaño que nos da sus castañas allá por septiembre, ahora se encuentra sin hojas esperando a que llegue el buen tiempo. 

Castaño en invierno (Castanea sativa)
Entre los paseriformes que he podido observar sólo se ha dejado fotografiar un Mito (Aegithalos caudatus) y con ese vuelo tan rápido que tienen sólo he podido cogerle acicalándose las plumas. Siempre van en grupos y "avisan" con su canto que estás paseando por el camino, entre los árboles en los que ellos habitan. También rondaban el camino unos cuantos carboneros (Parus major).


Mito (Aegithalos caudatus)



Mirando hacia el suelo todavía es difícil encontrar alguna planta en flor. Pero si está desde principios de enero la Prímula (Primula vulgaris) . Son las primeras flores que nacen después del invierno, de ahí la derivación de su nombre "primera que florece". Aunque como se puede ver sus pétalos ya se están marchitando. Es muy bonito ver cuando nieva que son las únicas flores que siguen ahí, aguantando el frío y la nieve.

Primula vulgaris
Aunque también está en flor una curiosa planta con unas inflorescencias muy peculiares: la palomilla (Fumaria officinalis). Forman unas inflorescencias en forma de racimo de no más de un centímetro cada flor, es decir, son florecillas muy pequeñitas.

Fumaria officinalis

Debido a las intensas lluvias de estos días, el arroyo de al lado de casa ha aumentado  su caudal considerablemente. De hecho por las noches, cuando estaba todo en silencio, se oía correr el agua como nunca se oye. Se han desbordado canalones y pasos de agua, y hasta incluso nuestro gato, que acompaña en el paseo no sabía bien por donde pasar para no mojarse.

Comentarios

LO MÁS VISTO ..

Rastros del pasado...indicios de fauna

De oruga a polilla: Orgyia antiqua

Salamandras en Asturias, amenazadas