Naturaleza en el concejo de Siero (asturias)

Observando nuestro entorno y hablando sobre conservación de la naturaleza. Desde Siero, Asturias

domingo, 20 de mayo de 2012

Cabra montés

   
 La cabra pirenaica o ibice ibérico (Capra pyrenaica) es un bóvido que se distribuye por las zonas montañosas de España y Portugal. En el centro de la Península nos encontramos con esta manada.

 El ibice iberico es una especie con fuerte dimorfismo sexual, al igual que muchos otros bóvidos. Las hembras miden unos 1,20 metros de largo y otros 60 de altura en la cruz, pesando entre 30 y 45 kilos. Tiene cuernos bastante cortos y se parece bastante a una cabra doméstica, aunque la cabra doméstica tendría su origen en la cabra bezoar (Capra aegagrus) y/o en el markhor (Capra falconeri) . Los machos, en cambio, pueden llegar a los 148 centímetros de largo y tener una altura de 77 centímetros en la cruz, alcanzando un peso máximo de 110 kilos. Los cuernos de los machos son notablemente gruesos y pueden llegar a ser el triple de largos que los de las hembras. Están más separados entre sí que los cuernos de otras especies del género Capra. Los machos adultos tienen también una cara más alargada y la típica barba de chivo oscura bajo la mandíbula.






El color y longitud del pelaje varía según las subespecies y la época del año, tornándose más largo y grisáceo en invierno. Tras las mudas de pelo de abril y mayo, el color es pardo o canela, con manchas oscuras en la parte inferior de las patas que en los machos adultos pueden extenderse hacia los costados, hombros y vientre. La parte central de éste es blanca en ambos sexos, y la cola negra y corta (12-13 cm.). La fenología del pelaje podría ser uno de los factores importantes en los ciclos estacionales de algunos parásitos transmitidos por contacto como son por ejemplo los ácaros causantes de la sarna sarcóptica. 
Esta especie se desenvuelve por igual de día y de noche, aunque sus máximas horas de actividad se localizan por la mañana y a finales de la tarde, cerca del crepúsculo. En invierno desarrollan su actividad en las horas centrales del día, que es cuando hace más calor.


Son animales sociables, pero cambian a menudo de manada. Ésta puede estar constituida por machos adultos, hembras con sus crías o adolescentes de ambos sexos (en este último caso, sólo durante el verano). Los machos y las hembras adultas se reúnen en la época de celo, en los meses de noviembre y diciembre -caracterizados por los violentos combates cabeza contra cabeza de los machos. La inversión en masa testicular es un factor muy importante en los procesos de seleccion sexual. En el íbice ibérico esta inversión es mayor durante la temporada de celo, especialmente en edades en las que los individuos son subordinados que optan por una estrategia reproductiva de persecución y no de monopolización de la hembra.Las crías (una por parto) nacen en mayo.
Habitan tanto en bosques como en extensiones herbáceas, en cotas montañosas de entre 500 y 2500 metros de altura. La dieta es predominantemente herbácea, aunque en invierno se torna más arbustiva. Si es necesario, excavan en la nieve para acceder hasta la vegetación.

jueves, 3 de mayo de 2012

Las Tablas de Daimiel

Nuestro último viaje nos ha llevado a visitar la zona Manchega española.
Hemos querido dedicarle una entrada en nuestro blog al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) debido a la gran controversia que hubo hace unos meses con su desecación. Queríamos verlo con nuestros ojos y la verdad es que nos ha parecido que está en buen estado.
Además de su categoría de Parque Nacional desde el año 1973, también  está clasificado como Reserva de la Biosfera (1981), Humedal de Importancia Internacional por el convenio Ramsar (1982), y Zona ZEPA (Zona de Especial Protección para la Aves, 1988).


En esta época , además de las aves sedentarias, cientos de aves han llegado en su paso migratorio desde África hacia la Península buscando humedales como las Tablas de  Daimiel donde encuentran abundante comida y un lugar para la cría.

En la entrada, en la zona del Molino de Molemocho, nos encontramos con ánsares comunes y sus crías paciendo tranquilamente.
Ánsar común con crías (Anser anser)


Vista del humedal desde el molino de Molemocho


También estaban en sus nidos las Cigüeñas blancas, que no paraban de ir de un lado a otro con algo en su pico (ramitas para retocar sus nidos) y dejándonos escuchar su crocoteo al cual ya no estamos habituados viviendo en Asturias.

Pareja de cigüeña blanca  (Ciconia ciconia)

En la "Laguna de Aclimatación", a través de los observatorios de madera que el parque dispone, podemos observar con tranquilidad y muy de cerca una gran variedad de aves acuáticas. Algunas de éstas especies están  protegidas y se encuentran aquí en periodo de aclimatación para su posterior suelta. Esta laguna  se encuentra vallada por la parte superior con un sistema de mallas. En ella las aves acuáticas pueden estar tranquilas para su cría.
Pato colorado macho (Netta rufina)

Tarro blanco (Tadorna tadorna) machos


Pareja de Cerceta carretona (Anas querquedula)

Cerceta común (Anas crecca) macho


Pareja de Porrón moñudo (Aythya fuligula)



Ánade rabudo macho (Anas  acuta)



Las especies protegidas que hemos podido ver en la Laguna os las mostramos a continuación:

Cerceta pardilla, pocas ocasiones tenemos para verlas. Se encuentra catalogada "En peligro de extinción" dentro del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (CNEA). Las hembras y los machos son de igual color, un poco más contrastado en el macho.
Cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris)

Porrón pardo.Catalogado "En peligro de extinción" en el CNEA. Para diferenciarlo hay que visualizar el vientre y obispillo de color blanco. En Asturias hay alguna pareja que visita el humedal de La Furta, en Corvera.
Porrón pardo (Aythya fuligula)

Malvasía cabeciblanca. Catalogado "En peligro de extinción" en el CNEA. Un ave inconfundible por su pico de color azul en los machos. Tiene una forma típica de buceadora de tamaño pequeño muy compacto. Como nos apasiona verla, le vamos a dedicar una entrada sólo a esta especie donde os contaremos más cosillas de ella...

Malvasía cabeciblanca (Oxyura jamaicensis)


Continuando nuestro recorrido por la "Isla de Pan" pudimos observar todo el entrono del Parque desde los miradores, pasando por el "Bosque de Tarays" y  viendo algunos restos de la historia del lugar. Como alguna casita donde vivió el primer guarda forestal del parque.

También pudimos observar cigüeñuelas, zampullines, garzas, fochas ...
Cigüeñuela común (Himantopus himantopus)

Cigüeñuela común (Himantopus himantopus)

Somonmijo lavanco macho(Podiceps cristatus) 
 Los observatorios de madera para están indicados para ver las aves sin molestarlas, forman parte del entorno de las Tablas de Daimiel. Si os gusta ver aves y el entrono de los humedales no podeis dejar de hacer una visita !