Ir al contenido principal

Mas insectos


En estas mañanas de sol radiante sin nubes los insectos están encantados. Les hemos pedido permiso para hacerles unas fotografías...y nos lo han concedido: ¡gratis!...a cambio de no molestar demasiado y hacer poco ruido, eso si. Y así os enseñamos algunos de esos "bichos"  que, por habituales, raramente nos percatamos de su coexistencia con los humanos.
Empezamos por las mariposas.
Colias hyale

Colias hyale
Colias hyale. Su nombre común es colias pálida. Se encuentra en campos abiertos. Mide unos 50 mm.  La cara superior de las alas aparece ribeteada de negro siendo el fondo amarillo limón en los machos y casi blanco en las hembras.
Las larvas son invernales y se alimentan de tréboles, alfalfa y  otras papilionáceas.

Existe una especie practicamente indistinguible de esta: la colias de Berger (solo se pueden distinguir por el aspecto de las orugas en algunas fases de su desarrollo).









Es una habitual en nuestros alrededores, aunque raramente vemos mas de un ejemplar a la vez.

Pertenece a la familia Pieridae, junto a las blancas de la col, las limoneras y las auroras.



Pieris rapae



Pieris rapae

Otra especie de la familia Pieridae es la "blanquita de la col" Pieris rapae. Se distingue de su "hermana mayor" (la "blanca de la col") por su tamaño y por sus lúnulas mas blancas y pálidas.

Puede dar, según regiones, de dos a cuatro generaciones al año. Las larvas viven en la col y otras crucíferas, perforando las hojas (nosotros compartimos amablemente el brécol y las coliflores del huerto con ellas).

Vuela principalmente entre abril y octubre, aunque en países cálidos de Europa se la puede ver volar en los meses invernales.

Pasa el invierno en forma de pupa.







































Tachina grossa

Tachina grossa

Lo que parecía ser un abejorro no lo era. Este insecto, Tachina grossa, pertenece a la familia Tachinidae, orden Diptera. Es decir, una mosca.
Muchas de las especies pertenecientes a esta familia desarrollan sus larvas como parásitos de orugas.
Tiene un tamaño aproximado de 20 mm.




Milesia cabroniformis

Milesia cabroniformis


Y este otro ejemplar de 4 a 5 cm de tamaño, que prometía ser una avispa gigante...pues tampoco lo fue. de hecho pertenece a la familia Syrphidae y es, por tanto, otro díptero.
Se las suele encontrar (y así fue en nuestro caso) entre enjambres de abejas. Mimetiza el aspecto de un himenóptero para evitar problemas con los depredadores, siendo totalmente inofensiva.

Comentarios

LO MÁS VISTO ..

Rastros del pasado...indicios de fauna

De oruga a polilla: Orgyia antiqua

Salamandras en Asturias, amenazadas