Naturaleza en el concejo de Siero (asturias)

Observando nuestro entorno y hablando sobre conservación de la naturaleza. Desde Siero, Asturias

martes, 27 de mayo de 2014

Etología para curiosos naturales

Para las aves el cuidado de su plumaje es algo de vital importancia. Deben estar limpias, secas y bien colocadas ya que si no la capacidad de vuelo se ve afectada. Y si no vuelan bien, no se puede huir de depredadores, no se puede acceder a las zonas de alimentación, no se puede migrar... En definitiva, un plumaje en mal estado significa la muerte en muchos casos.

En la naturaleza existen las llamadas "pautas de acción modal". Sin entrar en tecnicismos, diremos que son secuencias de conducta que todos los individuos de una especie realizan de la misma manera. El cuidado de las plumas es una de estas pautas de acción modal.

La Espátula (Platalea leucorodia) es una ave migradora que se alimenta filtrando el agua y fango de rías y marismas. Como casi todas las aves, posee una glándula en la base de la cola (glándula uropigial), cuya función es producir un aceite que sirve para impermeabilizar las plumas. De ahí que se pueda permitir darse baños para su limpieza. Este aceite hace que el agua no llegue a empapar al ave (de hecho, si rociáramos las plumas con un spray veríamos que las gotas de agua no llegan a mojar al ave).

Sobre el Cormorán Grande (Phalacrocorax carbo) hay diversidad de opiniones, de forma que quien opina que poseen glándula uropigial relatan su escaso uso por el cormorán, y quien opina que no posee dicha glándula usa este hecho para explicar la forma de secarse de este ave. Es tentador pensar, que con glándula o sin ella, el hecho de alimentarse mediante la pesca con buceo, pueda provocar que el ave llegue a empaparse completamente y necesite "algo mas que aceite" para secarse completamente. En fin, discordias aparte, el caso es que "lo habitual" es observar a los cormoranes secándose con las alas extendidas fuera del agua, al aire y al sol (¡eso si una espátula poco empática no decide darse un baño a su lado!)

El vídeo que mostramos a continuación está grabado en la Reserva Natural parcial de la Ría de Villaviciosa (Asturias).


domingo, 25 de mayo de 2014

Sierra de Caranga - Picu Gorrión.....En zona osera

Hace unos días fuimos por la Sierra de Caranga , en el concejo de Proaza. 
Quiero dedicarle esta entrada a Monchu (nuestro guía en esta ocasión por sus explicaciones, anécdotas  y experiencia); y a Azucena e Iván , los otros componentes del "equipo" de esta ruta.

Nuestra ruta transcurre primero por un gran bosque de castaños. Por lo que cuentan los autóctonos de la zona , antiguamente era una fuente de alimento importante, incluso básica para la supervivencia de sus habitantes. En la actualidad es un bosque silvestre sin un uso humano. Es un ecosistema donde habita el oso pardo cantábrico junto a zorros, lobos, ciervos, corzos, jabalíes, mustélidos, ginetas y una gran variedad de de aves.




Debido a las características del suelo, y la orientación de una de las laderas por las que fuimos, nos podemos encontrar gran cantidad de Encinas (Quercus ilex), árbol más usual de zonas más secas y  del centro-sur de la Península. Pero aquí ha encontrado su lugar, y crecen formando pequeños encinares arbustivos. 
En alguna de ellas conseguimos ver un tipo de "Agallas" (estructuras de tipo tumoral inducidas por insectos y otros artrópodos, nemátodos,hongos o bacterias), que crecen en las hojas de las encinas. En concreto la que encontramos está producida por el himenóptero cinípedo Plagiotrochus quercusilicis.




En el camino fuimos buscando rastros, indicios o huellas que nos indican que ha pasado por allí algún animal del bosque. Entre algunas de las que vimos fue el marcaje que realiza el Oso pardo con sus zarpas en los troncos de los árboles.
En este punto debemos explicar que el Oso Pardo Cantábrico (Ursus arctos arctos) no es un animal tan grande como el Oso grizzly que estamos acostumbrados a ver en los documentales americanos. Son animales que de altura de cruz los más grandes pueden llegar a un 1m de altura. Muy ágiles a la hora de subir a los árboles y de alimentación omnívora y estacional. Pudimos ver varios cerezos con las ramas tronchadas de hace tiempo donde alguna vez algún oso debió subir atraído por el color y el sabor de las cerezas.


Marcaje de zarpa de oso pardo cantábrico



Mordisco antiguo en la corteza de árbol realizado por un oso pardo.


También es hábitat del Tejón (Meles meles) . Pudimos observar que están por la zona por sus excrementos, y además recientes, en recobecos o lo que podemos llamar vulgarmenet baños de tejón.




Además de atravesar bosques de castaños y encinares, también fuimos a través de hayedos.Aquí pudimos observar que las arandenaeras (Vaccinium myrtillus) ya han empezado a fructificar. Los pequeños arándanos todavía están verdes, le quedan unos meses para tomar ese color rojo característico de este fruto tan importante para la alimentación de muchas especies salvajes, como el urogallo cantábrico. En otoño, es una fuente indispensable de alimento para ellos.

Arándano (Vaccinium myrtillus)
Encontramos muchas flores...

Pedicularis sylvatica

Trigo vacuno (Melampyrum pratense)



Pradera repleta de Gamón (Asphodelus albus) en la base de Picu Gorrión
Setas en el bosque. Un reto pendiente para nosotros.
Sólo podemos decir que creemos que están..."para hacer bonito"...maravillosas!


Vistas de toda la Sierra de Caranga, en la base de Picu Gorrión