Ir al contenido principal

Vida en la orilla del mar



La orilla del mar es un territorio muy especial ya que es el límite entre el mar y tierra firme. El nivel del mar sube y baja con las mareas y la orilla unas veces está bajo el agua (pleamar) y otras está seca (bajamar). 
Los animales y plantas que viven aquí se han adaptado extraordinariamente: tienen que soportar el fuerte oleaje, las subidas y bajadas de marea, el viento, los cambios de temperatura y la vulnerabilidad de quedarse al descubierto durante determinadas horas del día.
Investigando un poco en el paisaje principal de está entrada,  en una ruta cerca del Faro de Tazones (Villaviciosa)  en bajamar, enseguida encontramos vida.

Algunos  animales que viven aquí han desarrollado duras envolturas protectoras, que les defienden de los depredadores y del sol cuando baja la marea.
Entre ellos podemos encontrar las Lapas (Patella sp.). Son moluscos gasterópodos univalvos. Su concha o valva tiene forma "pateliforme", término que en latín significa vaso pequeño. Tienen forma de cono muy aplastado que presenta poca resistencia a las olas. Se adhieren firmemente a las rocas gracias a un potente pie muscular. 

Lapa común (Patella sp.) rodeada de  Balánidos.
Otra adaptación es la que toman los Balánidos o bellotas de mar. Son crustáceos cirrípedos  como los percebes, pero en este caso no tienen pie o pedúnculo musculado. Muchos de estos balánidos también viven sobre las ballenas, donde se enraízan en la piel y en la grasa; también se adhieren a la cara inferior de los cascos de los barcos. 

Los Bígaros o caracoles marinos  (Phorcus sp.) son moluscos gasterópodos marinos. Poseen una dura  y espesa concha de forma redondeada, gracias a la cual, si son arrancados de la roca por las olas , ruedan y se pueden refugiar en un hueco. Como el caracol terrestre, se desplaza sobre su pie musculado. Cuando no se mueve se refugia en una grieta y cierra el hueco entre su concha y la roca con una sustancia  mucosa que segrega formando un tabique.

Bígaros y lapas en la roca.

Lo reconocemos... ¡nos encantan  los cangrejos ermitaños!
No tienen concha propia así que tienen que buscar y ocupar una vacía, normalmente de forma cónica, para proteger dentro de ella su blando cuerpo. Cuando el cangrejo se mueve, la cabeza, las antenas, las pinzas delanteras y el primer par de patas están fuera de la concha. Se alimenta de animales muertos y plantas que va encontrando a su paso. Cuando se ve en peligro se introduce totalmente dentro de la concha. Su momento más vulnerable es cuando ha crecido y tiene que abandonar su concha y encontrar una nueva mas grande. El de la foto medirá unos 2 cm.
Son animales crustáceos decápodos, Paguros sp. 

Cangrejo ermitaño (Paguros)


Entre las rocas también podemos encontrar los restros que dejan los depredadores naturales de estos  (y otros) cangrejos: las aves marinas. Las aves se alimentan de las partes blandas de estos crustáceos y  las partes calcáreas no las pueden digerir, las regurgitan formando las denominadas egagrópilas. Podemos ver que han pasado por allí hace poco porque han dejado estos "rastros" ...



Adentrándonos un poco más en la zona que está invadida por el agua...
Anémonas, bígaros y flora acuática.
 Encontramos Erizos de mar (Echinoidea). Pertenecen  al grupo de  los Equinodermos (del griego "espina" y "piel"), con simetría radial. Tienen forma globosa o discoidal , carecen de brazos y tienen un esqueleto interno (muy bonito por cierto) cubierto sólo por la epidermis. Este esqueleto está constituido por numerosas placas calcáreas unidas entre sí rígidamente formando un caparazón, en las que se articulan las púas móviles. Éstas púas tubulares ayudan al animal a desplazarse en cualquier dirección. También las usan para protegerse y  para escavar en las rocas y esconderse.


Erizos de mar
 En nuestra búsqueda por huecos y recovecos vimos asomar un "brazo" de una Estrella de Mar. Pertenecen también al grupo de los Equinodermos pero no tienen púas, clase Asteroidea . Están protegidas por un exoesqueleto  formado por fuertes placas calcáreas debajo de una resistente piel. 
Se desplazan gracias a la actividad de los miles de podios de la superficie oral (en la fotografía podemos verlos), de modo que se deslizan suave y lentamente.

Estrella de mar espinada.
Se visualizan los podios o pies ambulacrales que le sirven para desplazarse.

Estrella de mar espinada.

El "Tomate de mar" (Actinia sp.) es una Anemona! Si, este "bulto" pegado a las rocas en realidad es una anémona que tiene escondidos sus tentáculos en el hueco del centro. Debido a la bajamar está expuesto al aire, fuera del agua.
Es muy común verlo en las rocas, a veces no tan rojo, sino de un color más granate.
Las anémonas pertenecen a lo Cnidarios, todos con unas células urticantes (excepto para los peces payaso) llamadas cnidocitos, presentes en sus tentáculos .
En este vídeo se puede ver con los tentáculos extendidos.


Tomate de mar (Actinia sp.)


Comentarios

LO MÁS VISTO ..

La aguja colinegra

Cigarrillas espumadoras

Rastros del pasado...indicios de fauna