Ir al contenido principal

Vocación naturalista


Nunca he considerado la opción de ser naturalista como un hobby aunque, laboralmente hablando, no aporte demasiadas rentas. Siempre he creído que el naturalismo debería ser una obligación; conocer y comprender aquello que nos rodea haya donde estemos, quizá tenga mas int
erés que estar al día de la ultima moda en pantalones. Pero la gente prefiere saber de pantalones...
Por eso, este supuesto hobby lleva a estados de frustración. Eso, y que a cada paso que das, ves una nueva tropelía hacia la naturaleza. Pero nada mejor para cambiar estados de ánimo que levantarse y salir a la puerta de tu casa y observar. Y entonces recuerdas el porqué de esta vocación naturalista.




Ves los colores de la salvia y quieres ser el abejorro que de ella se alimenta. Y te preguntas porque elije unas flores y rechaza otras




O te encuentras un simple cantárido, y piensas si la mancha en forma de corazón de su pronoto tendrá un mensaje oculto.








 ¿Y que será lo que lleva este Gerris sp en sus patas, que con tanto ahínco lo defiende  de sus conespecíficos? Se ha peleado con unos cuantos en el rato que he pasado observándolo...




Ahora ya entiendo el porque del nombre científico del hipérico (Hipericum perforatum).
Y me ha apetecido compartirlo.




Ver de lejos a las hormigas subir por las ramas de un tilo con una dirección fija y reunirse en torno a algo que no distingo. Y al acercarme, resulta que están cuidando (en realidad alimentándose de los jugos que secreta)  una larva de cochinilla. Distintas especies que colaboran sin explotarse...





Una mosca de esas que parece estorbar a todo el mundo, cuando en realidad es uno de los limpiadores de nuestro entorno. Y ademas, bajo este sol, tiene un tono verdoso que embelesa. Si fuese un adorno a todo el mundo le gustaría, pero nació mosca...y a mucha honra!




El tiempo no pasa en balde para nadie, y esta mariposa no es una excepción a juzgar por el estado de sus alas. La vida no parece fácil para ella, pero ahí esta agotando cada segundo... ¡y no parecía cansada!





Pobres arañas que les ha tocado ser la diana de los miedos de mucha gente. Sobre todo si hay tantas (calculé que en torno a unas dos mil ninfas en este nido). Araneidos que acaban de despertar a un mundo hostil... ¡pero seguras de que la unión hace la fuerza!




Algunos animales, como este ejemplar de Pyrrhosoma nymphula, parecen dar a entender que solo pretenden hacer "bonito". Sin embargo, como mas adelante contaremos, no se distrajo un solo momento de la tarea de defender su territorio y encontrar pareja. En el rato que los observé nadie salió herido... otra lección a aprender.



Oedemera nobilis, sobre un botón de oro. Todo un lujo para este insecto, como los pantalones de moda...




Este otro insecto, Scathophaga stercoraria, se alimenta de detritos y es asociada a suciedad en términos de salubridad. Mirando sus colores, posada en una ortiga en un prado verde, recuerdas que los remilgos son exclusivos del ser humano.





Al final, he recordado de donde viene mi vocación y mi necesidad de entender. Interpretar y comprender lo que tienes alrededor no es trabajo en balde, aunque no veamos los deseados beneficios a corto plazo. Incluso el ser mas pequeño te puede alegrar un día de dudas... y hacerte sonreír, olvidar, y sentirte parte de un plan mas importante que las modas o los hobbys, y que afecta a todo un planeta. Un plan natural... que todos deberíamos asumir.


Comentarios

  1. Durante mi infancia y adolescencia fui un naturalista vocacional. Luego lo dejé porque la vida exige sacrificios. Ahora que voy hacia los 60 años... creo que volveré a retomar mi vocación... Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LO MÁS VISTO ..

La aguja colinegra

Cigarrillas espumadoras

Rastros del pasado...indicios de fauna