Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Esfinge calavera

Esfinge calavera o Esfinge de la muerte (Acherontia atropos) es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Sphingidae.

La mariposa más grande Europa tuvo a bien venir a posarse un día al lado de casa.  Y se lo agradecimos, ya que no es muy común verla en estas latitudes. Estuvo un día entero posada en el brote de un ciruelo. Sin inmutarse, captando calor para poder remontar el vuelo. 
Este nombre tan "tenebroso" alude al dibujo en forma de calavera que tiene el el dorso del torax. Este ejemplar tenía una longitud de ...9 cm!. 




La cabeza es voluminosa, con unos ojos grandes, unas antenas rectas que culminan con un gancho apical y una probóscide robusta y pelosa.




Por su dibujo en el tórax con forma de calavera, su coloración, su tamaño y unos breves chillidos que emite si se siente amenazada, existen numerosas supersticiones que la asocian con la llegada de la muerte y la mala suerte a las casas.
Su nombre científico Acherontia atropos está asociado a la mitología griega…

Tejón (Meles meles)

Los tejones son mustélidos grandes, con un hocico puntiagudo y orejas pequeñas. Tiene una coloración única en los mamíferos europeos: cabeza blanca con dos bandas negras laterales que abarcan los ojos y las orejas; el cuerpo es gris y el pecho, el vientre y las extremidades, negras.
Díficil de ver de día. Pero si podemos ver las huellas que ha dejado durante su campeo la noche anterior. Confesamos que es uno de los animales que más nos gustaría ver en el campo! En esta entrada hemos querido mostrar una serie de huellas que encontramos en distintos sustratos y distintas ubicaciones para enseñar a identificar su presencia en la zona.
Las patas son semiplantígradas, muy potentes, con uñas fuertes (sobre  todo las anteriores) y no retráctiles que las utilizan para escarvar en busqueda de alimeto, hacer una tejonera o una letrina. Sus huellas (parecidas a las de un oso en miniatura) marcan la planta, los cinco dedos y las uñas, que en las patas delanteras son muy largas. Dependiendo del t…

Maculada

Flora de abril

Plantas dependientes de otras: Escuamaria

Existe una serie de plantas cuya forma de vida es dependiente de otras plantas (o de alguna de sus partes).
El parasitismo (del griego “para”: al lado, y “sito”: alimento) se da cuando un ser vivo, el parásito, ya sea animal, planta, hongo, bacteria o virus; extrae el alimento de otro ser vivo, el huésped. Las plantas parásitas no tienen clorofila, por lo que no realizan la fotosíntesis, por lo tanto no suelen tener hojas,o se han modificado a unas escamas incoloras. Obtienen todos los nutrientes y energía necesaria de otra planta.
Algunas de estas plantas no son visibles externamente porque están totalmente inmersas en su huésped (o en una parte de él), y sólo se dejan ver en la época de floración.
Este puede ser el  caso de la Escuamaria púrpura (Lathraea clandestina), que vive dependiente  las raíces de grandes árboles como alisos, chopos, sauces, fresnos, castaños y hayas. Sólo la podemos ver de marzo a mayo. Está presente con mucha más frecuencia en bosques de ribera (sobre todo…

Primeras flores

Acaba el invierno, y con el inicio de la primavera renacen las primeras flores.
Hemos salido a buscarlas y esto es lo que hemos encontrado.






Aquí viven corzos...

El corzo (Capreolus capreolus) es el cérvido más pequeño de la Península Ibérica, con una altura máxima hasta la cruz de 75 cm. Las huellas que podemos encontrar se podrían confundir con la de otros cérvidos, pero éstas tiene un tamaño mucho menor. Además si ha quedado bien marcada en el terreno se puede apreciar que la las puntas de las pezuñas son muy finas y puntiagudas.

En las patas delanteras puede dejar marcas de las "guardas" si el terreno lo permite , y quedarían a unos 2- 2,5 cm de las huellas alineadas con estas.

El terreno donde sacamos esta foto es un zona donde había más huellas y había estado lloviendo, por lo que las condiciones son bastante óptimas para confirmar su presencia. En las guías de huellas se puede encontrar un dibujo característico de éstas con las pezuñas más juntas estre sí, pero en el campo hay que tener en cuenta que el terreno estaba muy embarrado con lo que el peso del animal ha hecho que profundice la huella viéndose mucho más separadas.



C…

Rastros y huellas

El rastreo es algo tan esencial que ha supuesto nuestra supervivencia como especie desde la aparición de los primeros homínidos. Hemos reflexionado sobre ello y nos  hemos planteado la siguiente pregunta: ¿Hemos perdido esta capacidad?
De alguna manera todos somos rastreadores, y esta pérdida no es del todo cierta. Podemos confirmar que se ha perdido la capacidad de reconocer y saber identificar rastros que dejan los otros seres que habitan alrededor de nosotros. Pero el ser humano rastrea continuamente.
Rastreamos nuestra casa: donde están colocadas las cosas, si alguien las movió de sitio, en el trabajo, en nuestra comunidad; comprobamos a diario si hay algo que ha cambiado desde la última vez que lo vimos. Rastreamos a personas, a amigos, a familiares; con la vista, con el olfato, con el oído. ¿Os habiaís dado cuenta?
Es algo innato en el animal que somos y del  entorno cambiante del que formamos parte.
La vida en las ciudades podido atrofiar esta capacidad de detectar otras especi…