Ir al contenido principal

Rastros del pasado...indicios de fauna

En verano el nivel de agua de los embalses disminuye considerablemente, y las zonas que hace unos meses se encontraban inundadas ahora se encuentran completamente secas. Muchos animales han bajado a beber a sus orillas dejándonos ver lo que han hecho y por donde han ido. Sus huellas quedadán grabadas en la tierra seca hasta que el embalse vuelva a rellenarse con sus aguas. Es una buena oportunidad para rastrear la fauna que habita en la zona. En esta ocasión hablamos del Embalse de Riaño, en la provincia de León. 

-Huellas de Zorro (Vulpes vulpes).
Pudimos seguir los recorridos que realizan a la orilla del río y de las antiguas zonas encharcadas. Se pueden distinguir bien por su forma y tamaño, y porque se visualizan muy bien los pelos entre todas las almohadillas. A la derecha de la imagen huella de pata delantera, y a la izquierda huella de pata trasera.

Zorro (Vulpes vulpes)

- Huellas de aves de la familia de los Alaúdidos (alondras, cogujadas, etc). 
Andan al paso (otras aves Passeriformes andan "a saltitos" dejando huellas paralelas) y marcan la uña del dedo posterior.

Huellas de Aláudidos


Así se encuentra el embalse en el mes de agosto.
Se puede acceder a pie a la zona donde el agua ha desaparecido. Aún quedan restos de la población que habitaba antes de los años 80 (puentes, muros, ruinas, árboles, etc)


Árbol sin vida que en algún momento formó parte del entorno del pueblo que antes existió...


- Huellas de Limícolas, aves acuáticas que se alimentan de invertebrados enterrados en zonas de limos y fangos. En este caso pudimos ver antiguas zonas encharcadas formando pequeños charcos y todas ellas rodeadas de huellas de aves limícolas, las de la imagen podrían ser de Andarríos.


Huellas de andarríos


-Pasos de jabalí (Sus scrofa), muy frecuentes por todo el terreno. Profundos y en zonas por las que ellos pasaban, ¡aunque estuvieran bastante encharcadas! Se pueden visualizar en algunas de ellas las guardas laterales.

Paso de jabalí (Sus scrofa)


-Huellas de anfibios: cuando el embalse todavía tenía agua accederían a él distintas especies de sapos, los cuales, salvo excepciones, no podemos identificar solo por sus huellas. Se marcan las huellas de las patas y en ocasiones también el abdomen a su roce con la tierra húmeda. Los sapos se trasladan muy lentamente, con las manos giradas hacia el interior de su cuerpo y arrastrando los pies. Suele ocurrir que la huella de los pies quede sobrepuesta a las huella de las manos. 




- Huellas de pequeños mamíferos: ratón de campo (Familia Muridae). Caminan a saltitos y marcan 4 dedos en la patas delanteras y 5 en las traseras.


Huellas de ratón 

- En la zona de orilla del río donde el terreno está más húmedo encontramos, además de las huellas citadas anterioremente, rastros de Nutria (Lutra lutra), Garza real (Ardea cinerea) y Cigüeña blanca (Ciconia ciconia).

Paso de Cigüeña blanca

Huellas de nutria, pata trasera y delantera. Características marcas de los dedos en "forma de lágrima"

Excrementos antiguos de Nutria (con restos de cangrejo de río)



Para terminar, y a modo de reflexión, encontramos también rastros humanos. 
No sólo los dejados en la tierra por la marca de las botas, zapatillas o pies descalzos; sino también los omnipresentes plásticos que no se biodegradan y perpetuan su presencia en cualquier entorno natural..

Envase de una conocida marca de yogures bebibles, comercializado hace ya decadas...




Comentarios

LO MÁS VISTO ..

Esfinge calavera (Acherontia atropos)

De oruga a polilla: Orgyia antiqua